lunes, 2 de junio de 2008

Tonio-Cañuela

Parece que Isaac se está cansando de escribir las memorias él solo, así que voy a contar lo que hicimos en Cantabria el último día de mayo.

Sima de TonioLa salida se organizó para que los nuevos tuvieran la oportunidad de conocer la travesía cántabra de la Sima de Tonio a la Cueva Cañuela, en Asón (Arredondo). Es muy asequible, a pesar de ser una sima de bastantes metros, y tener bastante recorrido horizontal por Cañuela, es apta casi para todos los públicos.

La aproximación es la misma que a Cueto, pero te quedas en las casitas de Tonio. Muy curioso, porque ibamos gente de Katiuskas, del GAEM, GIS, y GEGET; estos últimos (espero no equivocarme!!) tienen alquilada una de las casitas de Tonio, y nos tomamos un café antes de meternos en la sima, que está allí mismo.

Hicimos dos grupos porque eramos muchos, yo entré el primero de mi grupo, iba con Pedrito y me dejaron instalar, se nota que me voy haciendo mayor, espeleológicamente hablando :-)
Fue mi primera travesía recuperando cuerda, todas las que he hecho hasta ahora estaban instaladas en fijo, o bien iba con las orejeras y tan alucinado/acojonado que no me enteré de nada del tema este "tan" "apasionante" de instalar en doble y luego tener que recuperar. El pocito estrecho, muy divertido, realmente es muy estrecho, pero ya tengo mucha práctica, le voy cogiendo el gustillo a poner el stop bloqueado en el cabo corto.

La cueva se nos dió muy bien, al segundo grupo se le enganchó una cuerda pero todos sobrevivimos, llevábamos cuerdas de más para aburrir, además de los múltiples cordinos y cuerdas que Pedrito se llevó de lastre en su saca, que si no le pesa poco y no mola ;-)

La cueva Cañuela, ¡ALUCINANTE! Es realmente impresionante ver unas galerías tan grandes y tal variedad de encrucijadas, resaltes, caos de bloques, pedreras... y la salida, bueno, si no hubiera sido de noche la hubiéramos disfrutado más, porque la boca es grandísima... además de que estaba diluviando a mares, y nos calamos hasta los huesos. En seco la desaproximación desde Cañuela suele ser "divertida" porque hay que descender por hierba húmeda con bastante pendiente, y los resbalones son muy habituales; pues imaginaros diluviando, la cosa fue realmente animada.

Llegamos al coche, y como pudimos nos cambiamos, fuimos a recuperar los otros coches a la pista de Bustablado, que no fue nada fácil, porque la carretera estaba semi-cortada por inundaciones, desprendimientos... fue el fin de semana de temporal en toda la península, y en Cantabria no paró de llover, exceptuando el ratito que nos dejó hacer la aproximación a Tonio, que no llovió, si no no hubiéramos entrado. rover

No hay comentarios: