domingo, 31 de agosto de 2008

SC-16 (hacer tope)

SC-16Llega el último fin de semana de agosto, y debíamos haber ido a Barx (Valencia) a hacer la sima Pablo Puchol (A-10), pero andamos un poco agobiados, unos con el trabajo, otros con la vuelta al trabajo, y para culminar, a mí (rover) me empiezan a doler los golpetazos que nos hemos metido en las cuevas anteriores... al final decidimos descansar.

Peeero... Juanfe y Pedrito no pueden estarse quietos, así que deciden irse a la SC-16, una simita muy maja de la Muela de la Madera, de 86m de pozos, incluso con una estrechez en medio, para acabar en un río muy gateroso y mojado a ratos, y que tras unos cientos de metros acaba en una cota mucho más baja, a más de 200m de profundidad. Hace unos meses Pedro y yo estuvimos y nos quedamos con las ganas de llegar hasta el final y hacer tope (bueno más bien Pedrito se quedó con las ganas, pero yo le hubiera acompañado hasta el final, que conste...). El caso es que era domingo y se nos hacía tarde, así que nos dimos la vuelta haciendo la promesa de volver y llegar hasta el final.

notita en la SC-16Pues nada, aquí están estos dos kpuyos sin mí, en esta chulada de cueva, que pasados los pozos es cuando deja ver las bellezas que esconde. Primero se convierte en una galería por la que discurre un riachuelo, se torna gatera con agua por el suelo en varios puntos, en los que la gente suele desistir y darse la vuelta, pero si resistes los dos primeros pasos (que son cortos y que con cuidado no te mojas) te encontrarás con multitud de formaciones blancas y hermosas excéntricas, que nada tienen que ver con la sobriedad de lo que son los pozos de la sima.

Esta vez Pedrito va con su flamante nueva cámara y sí que inmortaliza estas maravillas, no como la última vez, que ambos nos las dejamos en el coche o en la base de los pozos. Total, que llegaron hasta el final, vieron por el camino las notitas que los exploradores originales de la cueva se dejaban entre ellos, y que como podéis observar se lo pasaron bastante bien ;-)

Al final la cueva se convierte en un laminador de pocos centímetros, por el que Pedrito se empeñó en que tenía que caber, pero no cabía claro, y tras un rato dando golpes con una piedra se convenció de que era inútil seguir. Eso sí, quiere volver y desobstuir... os mantendremos informados. rover

No hay comentarios: